Tómelo con calma

0
22

Fernando A. Mora Guillén*.

* Libertad de Expresión en 2018.

* La Inseguridad en la Ciudad de México.

* La volatilidad del peso al cierre de la administración.

Esta semana más de 150 medios de comunicación alzaron la voz, en los Estados Unidos, en contra de los constantes señalamientos del Presidente Donald Trump. Ha sido una administración en la que se ha difamado, y mal catalogado, a los medios de comunicación. ¿Cómo se podría defender la posición de un Gobierno cuando el propio mandatario tilda de “mal informar” a los medios de comunicación?

Nunca, en la historia de los Estados Unidos de Norteamérica, los medios habían visto amenazada su credibilidad y la confianza de sus audiencias ante declaraciones de un Presidente que asegura que los medios mal informan, mienten y difaman al Estado y a sus funcionarios. Sin duda este 2018 sentará un precedente histórico para la Libertad de Expresión y el Ejercicio Periodístico a nivel internacional, ya que la región latinoamericana también se ha visto amenazada, ante los embates de sus gobernantes. Es sencillo tan sólo voltear a ver lo que ha pasado en Colombia y Venezuela, en donde los medios de comunicación, para subsistir, deben respetar la línea editorial que establece el Gobierno.

En el caso concreto de Venezuela, desde la administración de Hugo Chávez y en el mandato de Nicolás Maduro, los medios de comunicación han tenido que cerrar sus puertas ante la dura línea del régimen; de igual forma la Libertad de Expresión se ha visto amenazada en Argentina, Uruguay y Paraguay. Los organismos internacionales ya han señalado, desde hace varios años, la vulnerabilidad de la Libertad de Expresión en la Región Latinoamericana.

En México, los escenarios no cambian mucho. Los medios de comunicación y los periodistas, en los últimos veinte años, han visto amenazada su labor de informar a la sociedad ante los embates de la delincuencia organizada e, incluso, de instancias del Estado Mexicano. Los relatores de Libertad de Expresión de la Organización de las Naciones Unidas, y de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, han señalado, de 2011 a la fecha, la debilidad de la Libertad de Expresión en nuestro país, destacando que no existen instancias de impartición de justicia, ni mecanismos eficientes de protección a periodistas. Las acciones de prevención son mínimas, y distintos estudios han referido la inequidad de un marco legal para el ejercicio periodístico en México.

En este escenario, el pasado jueves, el Club Primera Plana celebró 59 años de existencia, anhelando la tan buscada unidad del gremio ante las amenazas, ataques y muertes de periodistas y comunicadores. Sin duda hay una gran agenda pendiente en la materia, ante el cambio que abanderó en la campaña electoral Andrés Manuel López Obrador.

Tómelo con atención.- El pasado lunes la delincuencia organizada ingresó a una sala de cine en una importante plaza comercial de la Ciudad de México y, al final de la última función, decidieron asaltar a los asistentes. No es la primera ocasión que se registra en un lugar público un acto de este tipo. En redes sociales todos los días se exhiben videos que documentan robos y asaltos en restaurantes, plazas comerciales o los asaltos en medios de transporte particular (Taxis o Ubers); sin embrago, el pasado miércoles las cosas comenzaron a tomar otro tinte, cuando en una cafetería se registro un asalto con metralleta.

La delincuencia organizada ya no se cuida de usar armas de uso exclusivo del Ejército. Operan con gran impunidad y han llegado al punto de robar 8 o 10 celulares, relojes y carteras; al punto extremo de emplear una ametralladora, que pone en riesgo la vida de muchas personas. No cabe duda de que en la Ciudad de México se fue gestando un escenario de ingobernabilidad en los últimos cinco años. Lo sorprendente es la forma en que cómo, ante la incapacidad de las autoridades locales, el Gobierno Federal cerró los ojos y volteó hacia otro lado, dejando que distintos grupos se apoderaran de colonias, y no estamos hablando de dos o tres grupos o cárteles: se ha documentado la existencia de grupos o cárteles en Tláhuac, Tepito e Iztapalapa. Sin embargo, existen organizaciones delictivas no menores, y con suficientes recursos, operando en Narvarte, Del Valle, Coyoacán, Polanco o Las Lomas. No existe diferencia, los habitantes de la Ciudad de México viven bajo la amenaza de no saber cuándo serán víctimas de la delincuencia organizada.

Tómelo con preocupación.- En los últimos días, y ante las embestidas comerciales del Presidente Donald Trump, las monedas de las economías emergentes se han visto constantemente amenazadas. Los mercados financieros muestran debilidad y, en este escenario, el panorama no es halagador en nuestro país.

El cambio de administración generó incertidumbre y bajo crecimiento en este 2018, lo que refleja un panorama muy complicado con miras al 2019. La administración de Andrés Manuel López Obrador deberá enfrentar el reto de generar una rápida activación de la economía nacional, en el primer trimestre del año, ya que de otra forma se podría entrar en un periodo de recesión, que limitaría las proyecciones económicas y evidentemente pondría en una situación muy compleja a nuestro país.

Twitter: @Fernando_MoraG

Facebook: Fernando Antonio Mora.

*Maestro en Comunicación Institucional por la Universidad Panamericana.

*Socio Fundador del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo.

* Presidente de la Fundación Fernando Mora Gómez por la Libertad de Expresión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here