Sobremesa

0
67
Rafael Cárdenas
Y la maestra Elba Esther regresó rejuvenecida y elegantemente vestida con un discurso como en los viejos tiempos: duro, desafiante y claro bien dirigido a sus destinatarios, a quienes sin mencionarlos hizo responsables de su encarcelamiento, mostrando el acta en donde se le declara inocente por parte del Poder Judicial. También parece que se dispone a retomar el escenario en el que una vez fue protagonista, con todo lo que implica. Los próximos días seremos testigos de hasta donde llegara o le permite llegar el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, porque así como algunos celebraron su liberación, otros están totalmente en contra de esa decisión de la justicia mexicana. Tan fue así que hubo manifestantes fuera del hotel ubicado en Polanco, donde se llevó a cabo la conferencia de la maestra.

 

Otra reunión que se llevó a cabo fue la de los presidentes en funciones y electo acompañados cada uno de sus equipos de trabajo en Palacio Nacional. Ahí informaron que ya comenzaron la transición de gobierno en un ambiente de tranquilidad. El encuentro duró unas dos horas y media y luego se celebró una conferencia de prensa conjunta en la que aceptaron preguntas sobre los temas tratados: la continuación o suspensión del nuevo aeropuerto de la ciudad de México; la reforma educativa y su derogación, pero la pregunta que más incomodó, sobre todo al presidente Peña Nieto fue su opinión acerca de la liberación de la maestra Elba Esther Gordillo, la que respondió con un gesto molesto y aseguró que había sido una decisión del Poder Judicial, no del Presidente de la República, porque él es muy respetuoso de los demás poderes. Por el mismo tono se fue más o menos el presidente electo López Obrador, muestra de lo mal que cayó la resolución judicial en el gabinete actual, más no así en el entrante.

Por último no podemos dejar pasar esa gran embestida que el presidente estadunidense Donald Trump hizo a la prensa de su país al calificarla de “mentirosa” por no publicar -según él- la realidad sobre lo que pasa, aunque más bien es porque no le gusta que los diarios critiquen algunas de sus decisiones sobre varios temas, lo que le valió que todos los diarios estadunidenses publicaran un editorial en la que consideran un ataque a la libertad de expresión la posición del mandatario. Se trata de algo mucho muy peligroso y más en el país que presume la libertad que ahí se vive. Esperemos que ese tipo de situaciones sean obstáculos que se superen pronto y no se repitan.

José Rafael Cárdenas Vargas
jcardenas1533068@aol.com
rafa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here