Sobremesa

0
70

Rafael Cárdenas

Pues siguen los comentarios sobre la continuación o suspensión de la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México o su reubicación y adaptación en la base aérea militar de Santa Lucía, que va a ser sometido a consulta publica el 28 de octubre, según anunció el propuesto como secretario de Comunicaciones y Transportes del gobierno entrante a partir del 1 de diciembre, Javier Jiménez Espriú. Hay una serie de críticas por parte de los expertos en asuntos aeroportuarios y aeronáuticos, ya que no están de acuerdo en que el método de consulta sea el adecuado, porque es un asunto totalmente técnico y de seguridad aérea. En esto estoy de acuerdo ya que creo que ninguno de los ciudadanos de a pie conocemos, y muchísimo menos los habitantes de las zonas rurales, ni idea tenemos al respecto para siquiera emitir una opinión y mucho menos votar solo por un sí o un no, lo que da la impresión de que quizá al presidente electo no le funcione porque es un delicado asunto al que se le tiene que poner la atención debida sobretodo por la seguridad de todos.

Continuando con el tema de los proyectos de la siguiente administración, se recibió con muchas reservas por la comunidad financiera internacional el nombramiento del próximo director general de PEMEX, Octavio Romero Oropeza, por ser desconocido en el medio, lo que motivó una severa rebaja calificativa financiera, indicativo de la incertidumbre que generan las políticas económicas que no son muy claras hasta este momento, aunque en el equipo del nuevo gobierno cuenten con elementos de reconocida preparación académica y mucha experiencia en el tema, pero que no han logrado transmitir la confianza requerida, aunque el dólar se sigue cotizando por debajo de los 20 pesos.

Y por último al parecer la cancelación de los seguros de gastos médicos mayores que anunció el nuevo gobierno para los burócratas de mandos medios para arriba en todos los organismos de gobierno, puede ser que no les funcione ya que el ahorro según estimaron es cercano a los 2 mil millones de pesos, pero al no tener otra opción más que el de acudir al ISSSTE, al número de derechohabientes actuales se sumarían alrededor de 900 mil, lo que impactaría la economía del instituto en unos 4 mil millones de pesos, de acuerdo a un estudio de Mario di Constanzo, titular de la CONDUSEF y quien cuenta con amplia experiencia y conocimiento del tema.

José Rafael Cárdenas Vargas
jcardenas1533068@aol.com
RAFA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here