En la Sobremesa

0
40
Y el día de ayer acudió como lo había prometido el rector Enrique Graue a la asamblea universitaria que se realizó en el CCH Azcapotzalco -cuna de la actual crisis universitaria- en la que escuchó las demandas de los estudiantes e incluso recibió el pliego petitorio de manera respetuosa, en el cual le manifiestan diversas inquietudes entre ellas la comprobación correcta en la asignación de docentes para cada asignatura de acuerdo a la previa determinación de los grupos en los turnos matutino y vespertino, así como la no intervención en expresiones estudiantiles político-culturales. Sin embargo, al salir hacia su auto fue blanco de algunos objetos que le arrojaron y los alumnos gritaban molestos a la prensa que no había firmado dicho pliego, mientras confirmaron su participación en la mega marcha del día de hoy a las 16:00 horas, la cual partirá del museo de Antropología e Historia al Zócalo y consideran más no han acordado todavía regresar a clases el próximo martes. Aún así existen voces hacia dentro y fuera de la UNAM en el sentido de que el rector ha sido rebasado por los diversos problemas que afronta como ataques a la comunidad estudiantil por grupos porriles; narcomenudeo dentro de sus instalaciones y lo más grave, asesinatos en el campus de estudiantes. Según sus declaraciones al semanario Proceso “estos hechos nos sorprendieron porque no contábamos con la información que nos pudiera haber alertado”, razones por las cuales sus días al frente de la Rectoría están contados según comentan.
En la Cámara de Diputados el coordinador de MORENA, Mario Delgado, informó ayer que en la junta de Coordinación Política y aprobado por unanimidad, acordaron que siempre no se van a bajar el sueldo pero lo que sí eliminaran son los seguros de gastos médicos y de vida así como algunas otras prestaciones a las que tenían derecho como fondo de ahorro, vales de alimentos y gasolina; viajes y viáticos además de remodelaciones de sus oficinas todo en aras de la austeridad republicana promovida por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador. La pregunta es si funcionarán estas medidas para acabar con la corrupción porque al no contar con todo ese tipo de canonjías a las que estaban acostumbrados, los legisladores pudieran ser tentados a recibir apoyos “de fuera” o de “orígenes desconocidos” y entonces sí se aplicaría el famoso dicho de que “resultó peor el remedio que la enfermedad”.
Vaya problema en el que se encuentran enfrascados la lideresa nacional de MORENA, Yeidcol Polevnsky, y el flamante electo gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, por la exigencia de aquella para que “considere” a algunos miembros distinguidos pertenecientes a su partido y que sean incorporados al gobierno que inicia el próximo 1 de octubre, concretamente al senador con licencia Rabindranath Salazar, para la secretaría general de Gobierno, a lo que de manera respetuosa pero directa el exfutbolista le contestó a través de una carta, donde señala que no tiene cabida en su gobierno, el cual se encuentra en proceso de formación todavía, además de que su nominación fue un acuerdo entre el hoy presidente electo y el líder del partido Encuentro Social -que por cierto ayer confirmó su desaparición por no alcanzar el porcentaje requerido en el pasado proceso electoral el Instituto Nacional Electoral (INE)- Hugo Erick Flores, y por tanto no está obligado a aceptar instrucciones de ella. En esto al parecer el exjugador tiene razón pues iba arriba en las encuestas previas a la elección y con cualquier partido que lo hubiera respaldado de todos modos ganaría. Así que si hay alguien que no lo debe su triunfo a López Obrador, es precisamente Cuauhtémoc Blanco.
José Rafael Cárdenas Vargas
jcardenas1533068@aol.com
RAFA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here