Pulso Político

0
9

Ahora el reto será cumplir lo prometido

Benito Gaytán*

La reforma educativa que el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, prometió en campaña que cancelaría una vez que tomara posesión fue ya el primer encontronazo con el gobierno saliente pues esta semana hubo un punto de acuerdo en la Cámara de Diputados en el que se exhortó a las autoridades educativas a suspender de manera inmediata e indefinida los procesos de evaluación de los maestros.

La Secretaría de Educación Pública señaló que no se puede cancelar ya que se encuentra establecida por mandato constitucional y legal y que continuarán las evaluaciones y tiene razón, hasta que no se haga la reforma al artículo tercero constitucional, lo que hoy se encuentra ahí plasmado tendrá que cumplirse.

Esa cancelación de la reforma educativa, la venta del avión presidencial, la construcción del Tren Maya o la austeridad republicana fueron, entre otras, las principales promesas de campaña que tendrá que cumplir porque hay otras que se prometieron pero que desde ahora no podrán serlo como la disminución del precio de la gasolina o la cancelación de los contratos de la reforma energética pues ya el equipo de López Obrador dijo que las cosas se quedarán igual.

En estos días y después del triunfo de López Obrador, él y su equipo seguramente se han puesto a revisar con calma y detenimiento cada una de las promesas de campaña y se dieron cuenta que varias de ellas serán difícilmente cumplidas porque hay compromisos que se encuentran en marcha y que no se pueden cancelar de la noche a la mañana.

Los recules que ha tenido López Obrador en otras cuestiones como que ya no van a salir de las calles el Ejército y la Marina puede dar tranquilidad a algunos sectores de la sociedad pero a otros no, como puede ser a todos aquellos que votaron por un cambio que estuvo basado, principalmente, en ese tipo de cuestiones o que una vez llegando, todos los problemas que aquejan al país desaparecerían mágicamente.

El reto que tiene el próximo jefe del Ejecutivo será el de buscar hacer lo que tanto prometió como fue el de acabar con la corrupción y cumplir con las promesas que puedan materializarse porque todavía no toma posesión y la mayoría que tiene en el Congreso federal está poniendo en entredicho el cambio que tanto prometió.

El primero fue la licencia que el Senado negó y después le otorgó al senador Manuel Velasco para que regresara a gobernar Chiapas, otro, que se iban a bajar el sueldo en un 50 por ciento los legisladores y solamente quedó en una simulación o que habían cancelado el servicio de comida con cargo al erario y aprobaron tener una barra de comida si las sesiones duraban más de cuatro horas.

El problema es que si de aquí a tres años no hay cambio y las cosas siguen igual que antes y solamente haya sido un cambio de color en la Presidencia de la República y las mañas sigan siendo las mismas, los ciudadanos podrían cobrar la factura en las elecciones federales del 2021 aunque habría que esperar a que tome posesión López Obrador y ver cómo se desarrolla el nuevo gobierno, pero el panorama no se ve claro.

En estos dos meses y medio se ha visto que el gobierno del Presidente de la República, Enrique Peña Nieto fue borrado de la escena política y el tabasqueño es quien ha acaparado las primeras planas de los periódicos todos los días y sigue dando la nota, mientras el gobierno saliente es un simple espectador de lo que sucede.

El gran reto que tiene el presidente electo es cumplirle a sus electores pues creó unas expectativas muy altas y fueron como “música para los oídos” de quienes emiteron su voto, esperanzados en que las cosas cambiarán, pero por más que se diga que  López Obrador todavía no gobierna es una falacia porque quizá legalmente no tiene la investidura para hacerlo pero en la práctica lo está haciendo.

Uno de los obstáculos más difícil de brincar para materializar sus promesas será que la mayoría que tiene Morena en las Cámaras de Diputados y Senadores deje de actuar como oposición porque de otra manera, no les cumplirá a los millones de ciudadanos que acudieron a las urnas ávidos de tener un cambio real.

*Analista

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here