DE FRENTE Y DE PERFIL RAMÓN ZURITA SAHAGÚN LAS BANDERILLAS DE MADRAZO

0
3

Nadie niega que Roberto Madrazo es un animal político y sabe en qué momento clavar un par de banderillas y escapar por una puerta lateral. Dejando alborotada la gallera.

Así sucedió siempre, lo hizo cuando con la complicidad de Manuel Gurría tendió la cama para Salvador Neme. Lo repitió para frenar el segundo intento de AMLO por gobernar Tabasco. Siguió la misma ruta cuando se entablilló un brazo y despareció de la escena pública para no alzar la mano del victorioso Francisco Labastida en la contienda presidencial interna de 1999. También para reconocer el triunfo de Felipe Calderón.

Roberto sabe cuándo es oportuno para mostrarse en público y alzar la voz, ser escuchado, sembrar la diatriba y desaparecer por días, semana o meses, según le convenga.

Después de un supuesto retiro político de doce años, aprovecha el espacio radiofónico de la entidad que gobernó, para conceder una entrevista (como hace con cierta frecuencia) para dejar dos temas polémicos en la mesa de discusiones.

En uno afirma que AMLO ganó la contienda presidencial en 2006, según sus actas, y que no alzó la voz, porque no le correspondía a él. Su señalamiento llenó de indignación a Felipe Calderón que lo retó a presentar pruebas.

Abordó muchos temas, incluso el relativo a la muerte de sus padres, del que ya había hablado en otras ocasiones, pero la referencia al actual gobernador de Tabasco, Arturo Núñez, fue dura, precisando que nunca fue opción para sucederlo en el año 2000, por el dominio que su esposa (Martha Lilia López) mantiene sobre de él.

Madrazo criticó que en Tabasco se vive un alto grado de descomposición y enorme corrupción, además de acusar al secretario estatal de Finanzas, Amet Ramos, de expropiar dicha dependencia, usando el presupuesto público como privado.

Las banderillas de Madrazo quedaron clavadas y sin duda disfruta de esos momentos que con frecuencia usa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here