Columnas Políticas.

0
53

BAJO RESERVA (EL UNIVERSAL)

** Palo del Tribunal Electoral a Morena.
Si usted y los morenistas creían que el partido en el gobierno tiene carta abierta o la mesa puesta en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, magistrados de la sala regional de Monterrey, a cargo de Ernesto Camacho, dieron palo a todas las candidaturas de Morena a diputados locales de mayoría relativa en Tamaulipas. Nos explican que la Comisión de Elecciones del partido no pudo argumentar legalmente por qué puso tache a los que no quedaron y por qué palomita a los que sí. Desde el jueves, los morenistas tienen 48 horas para enviar un nuevo documento a la Sala Regional para fundamentar cada una de las candidaturas. Al interior del máximo tribunal electoral consideran que el fallo es muestra de autonomía, reforzada con el hecho de que la Sala Superior, al mando del magistrado Felipe Fuentes, quitó hace unas semanas el registro al Partido Encuentro Social, aliado de Morena en las elecciones de 2018.

** Organizaciones civiles contra la Guardia Nacional
De entrada, organizaciones de la sociedad civil se niegan a aceptar la designación del general en proceso de retiro Luis Rodríguez Bucio como comandante de la Guardia Nacional. Algunos de los líderes de las ONG, nos dicen, trabajan en el terreno legal para impulsar una controversia constitucional ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, bajo el argumento de que la nueva institución no tendrá un mando civil. A esto hay que sumarle que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos expresó estar abierta a apoyar a las organizaciones civiles, siempre y cuando existan las condiciones jurídicas. De esta manera, nos dicen, calculan que el nuevo cuerpo de seguridad no la tendrá nada fácil para comenzar a operar. Ya se verá cómo evoluciona el tema en un proyecto bandera del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

** La movida oaxaqueña del PRI
Muy activos andan los priístas de Oaxaca, comandados por su dirigente estatal, Jorge González Illescas, en plena etapa de ebullición por la sucesión en la dirigencia nacional de su partido. Nos dicen que la actividad coincide con el proceso de refrendo de militancia y afiliación. Hoy los tricolores oaxaqueños andan superactivos para atraer la militancia, que hasta compraron flotilla de autos para recorrer la entidad. Y ahora lo que se espera es saber con qué padrón de militantes se llevará a cabo la elección interna del PRI, encabezado por la senadora Claudia Ruiz Massieu, en septiembre próximo, si con el actual que dice tener poco más de 6 millones de militantes, o se hará un corte por ahí de junio. Lo cierto, nos dicen, es que la lista está muy inflada…

** El líder obrero de la cadena de oro
Dos escenas en el mundo laboral se dieron en distintos puntos de la capital mexicana: en la Cámara de Diputados avanzaba la aprobación de la reforma laboral, necesaria para dar forma al nuevo Tratado Comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, mejor conocido como T-MEC, mientras el líder del líder del Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana, Víctor Flores Morales, caminaba sin titubeos hacia un famoso restaurante estilo parisino en la zona de Polanco. Inconfundible por su larga cadena de oro en el pantalón y con 23 años en el cargo, disfrutaba la tarde y saludaba de mano a trabajadores y hostess, para que sintieran la nueva «democracia sindical” y para que vean que los sindicalizados podrán elegir a sus líderes por voto secreto y universal, como dicta la nueva reforma laboral que pasó la aduana de San Lázaro.

TEMPLO MAYOR (REFORMA)

** Qué curioso: actualmente resulta más fácil ver un hoyo negro en el universo, que ver cuáles son las verdaderas intenciones del gobierno federal en cuanto al mercado gasolinero.
Bastó con que el presidente Andrés Manuel López Obrador sugiriera -con todo respeto, por supuesto- que los gasolineros eran unos sinvergüenzas por cometer el gravísimo pecado de fijar el precio según la demanda, y pa’ pronto Mario Delgado ya estaba echándole la bolita a la CRE.
El punto de acuerdo impulsado por el coordinador de Morena resulta extraño pues le pide a la comisión establecer una «regulación provisional» sobre los precios de venta al público, de gasolinas y diesel. Nomás que hay un detalle: la CRE no tiene esa facultad legal. De hecho, la Ley de Hidrocarburos señala claramente que esos precios los fijan las condiciones del mercado.
‘Ora que si el gobierno y Morena quieren cambiar la ley para volver al echeverrista tiempo del control de precios y someter la realidad económica a su conveniencia política, que nadie se espante si deciden llevarse sus inversiones empresas como Shell, BP, Mobil, Total, Repsol y varias más.

** Más de uno se pregunta por qué la Secretaría del Trabajo nomás no se interesa por la huelga en la UAM, pese a que ya es el paro más largo en su historia. Luisa María Alcalde dijo que había que dejar dialogar a las partes, pero las pláticas están estancadas, los académicos piden que haya una consulta y el sindicato ¡está atrincherado! Entonces, ¿cuál diálogo?

** Los senadores de oposición, especialmente los priistas, están muy molestos porque consideran que Alejandra Lagunes les jugó chueco al aprobar la designación de José Eduardo Beltrán Hernández como consejero de Pemex.
La legisladora del Partido Verde y ex estratega digital de Enrique Peña (¿se acuerdan de los peñabots?), votó al revés que todo el bloque opositor. De hecho, su voto fue el decisivo para favorecer al ex presidente de Morena en Tabasco.
Beltrán recibió sólo 72 votos y pasó la prueba de panzazo. Sería bueno saber por qué Lagunes anda tan apurada por quedar bien con la 4T.

** Ahora que lo arrestaron en Londres, habría que preguntarle a Julian Assange, el fundador de WikiLeaks, si no fue él quien filtró la carta de López Obrador para el rey de España. Al menos la cara de fifí, sí la tiene.

TRASCENDIÓ (MILENIO)

** Que con el tema Guardia Nacional, el titular de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, cerrará hoy la Conferencia Nacional de Secretarios de las Regiones Noreste y Noroeste en Hermosillo, en la que también se revisarán acuerdos, combate al plagio, fondo de aportaciones y Plataforma México.
Entre los participantes están la subsecretaría Patricia Bugarín, el director antisecuestro, Jesús Jiménez Granados, la alcaldesa neoleonesa Clara Luz Flores, el directivo del Inegi Adrián Franco y el jefe policiaco sonorense José David Anaya.

** Que por cierto, algunos de los invitados a esa cita no pueden pasar por alto la detención que logró el Ejército mexicano ayer mismo, en un tramo de la carretera Hermosillo-Santa Ana, de nueve personas que viajaban en convoy a las afueras de un hotel.
Las alarmas se encendieron no solo porque traían un arsenal de 10 rifles AK-47 y R-15, chalecos antibalas, más de 50 cargadores para arma larga y cajas con cartuchos útiles, sino porque se presume que son desertores de la Policía Federal, a unas horas de la reunión de seguridad regional que encabeza Alfonso Durazo.

** Que pese a todo lo que se dijo desde la derrota de julio pasado sobre un eventual cambio de nombre, las siglas PRD lucen firmes, al menos para su coordinador en el Senado, Miguel Ángel Mancara, quien no ve el tema en el nielara unos días de su 30 aniversario.
Consideró que el partido «está vivo» y es como una marca que ya tiene tiempo de consolidación, que siempre estará a la izquierda mostrando su lado «progresista y constructivo»… Órale con él doctor, que por cierto ni está afiliado.

** Que el grupo parlamentario del PAN en el Senado, que encabeza Mauricio Kuri, recibió a una delegación de diputados del Partido Unidad Social Cristiana, de Costa Rica, con quienes compartió sus experiencias de oposición frente agobiemos de «izquierda».
También dialogaron sobre la necesidad de mantener estrecha colaboración, permanente diálogo y comunicación sobre los desafíos comunes que enfrentan desde la derecha.

FRENTES POLÍTICOS (EXCÉLSIOR)

** 1. Merecido. La ciudad de Mérida será la sede de la reunión con empresarios y funcionarios estadunidenses que minuciosamente prepara el secretario de Relaciones Exteriores mexicano, Marcelo Ebrard. El encuentro, entre miembros de la Cámara de Comercio de Estados Unidos y el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), estará presidida por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y contará con la asistencia de Wilbur Ross, secretario de comercio estadunidense, y Ryan Brennan, asesor de Estados Unidos para inversiones internacionales. Yucatán no habría sido escogido de no contar con un gobernador como Mauricio Vila Dosal, quien ha sido de los mejores evaluados: los indicadores tienen a esta entidad de la República dentro del índice de paz. Se lo ganaron. Nada es coincidencia.

** 2. Ni para atrás ni para adelante. Avanzan las semanas y el movimiento magisterial sigue como un alud derribándolo todo. Tras una reunión a puerta cerrada que se extendió por casi seis horas, maestros de Oaxaca se retiraron sin acuerdos con la Secretaría de Educación Pública, con la misma exigencia, la «abrogación, no simulación, de la Reforma Educativa». Eloy López Hernández, secretario general de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), reiteró su exigencia de que el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, se siente a la mesa de negociaciones. Como siempre, les gusta esconder las soluciones. Tentativamente, se volverán a reunir para dialogar el próximo el miércoles 17 de abril. Muy mal. Siguen las vacaciones obligadas.

** 3. Lucha ancestral. Antes del movimiento estudiantil de 1968, la primera movilización masiva fue realizada por médicos residentes unos años antes, quienes gestaron el llamado «movimiento médico» en tiempos de Gustavo Díaz Ordaz. Ahora, residentes de hospitales del sector público de la Ciudad de México se manifestaron en Palacio Nacional y las exigencias de certeza laboral y jurídica en todo el país son parte del pliego petitorio. Andrés Manuel López Obrador, presidente de la República, ya instruyó a su gobierno a que sean atendidos. «Constituyen una joven y prometedora generación de excelencia clínica», dijo. No escatimar ante quienes velan por la salud. No dejarlos solos; no otra vez.

** 4. Lección. Pedro Carrizales, diputado por San Luis Potosí, tuvo un pasado en el bajo mundo, lo que le representó un rechazo al incursionar en política. «Fui criticado y criminalizado por venir de la violencia y droga», apuntó. Pero en redes sociales hizo público un examen en el que dio negativo a sustancias prohibidas. «Reto a todos los servidores públicos a realizarse un examen toxicológico y publicarlo», escribió. «Todos tienen derecho a saber nuestros vicios y debilidades, no sólo nuestras propuestas o lo que se aparenta ser frente a una cámara; deben tener la seguridad de quiénes somos en realidad», apuntó. Le dicen El Mijis y su discurso es de lo más congruente. No lo pierda de vista.

** 5. A pedradas no. Mientras existen grupos políticos que quieren desbarrancar la campaña de Luis Miguel Barbosa para gobernador de Puebla, él sigue sumando adeptos. La priista Vanessa Barahona de la Rosa, exdelegada de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, y la exdiputada panista Denisse Ortiz Pérez se incorporaron al equipo del candidato por Juntos Haremos Historia. Tendrán a cargo la coordinación de Atención a Organizaciones Civiles. Su llegada a la campaña de la coalición de Morena y los partidos del Trabajo y del Verde Ecologista, se hizo oficial ayer, 59 días antes de la elección extraordinaria del 2 de junio. Unos lo quieren tirar a pedradas y otros apuestan por apuntalar su proyecto. ¿Los comicios más difíciles de la historia?

PEPE GRILLO (LA CRÓNICA)

** En lo oscurito, como antes
Las negociaciones entre la Secretaría de Educación y los líderes de la CNTE se están realizando justo como se hacían antes, en lo oscurito.
A pesar de estar tratando un tema prioritario para todos, incluidos millones de niños y jóvenes y los padres de familia, se esconden fuera de cámaras y micrófonos, como si estuvieran arreglando un negocio mafioso.
¿Lo están haciendo?
La exigencia es que las negociaciones se hagan en espacios y micrófonos abiertos, para saber qué piden, con qué amenazan y qué está el gobierno dispuesto a concederles.
En la época del antiguo régimen, los líderes y los funcionarios realizaban negociaciones secretas que terminaban, cuenta la leyenda, con un maletín con billetes en el estacionamiento subterráneo de alguna dependencia pública. La Cuarta Transformación tiene que cambiar eso.
El antídoto es que las negociaciones SEP-CNTE sean públicas.

** Los happenings mañaneros
Las conferencias de prensa con las que se arranca la jornada informativa en Palacio Nacional son motivo de controversia.
Es una manifestación política multidisciplinaria en la que hay actuaciones de todo tipo, sin un guión predeterminado, en el que a veces hay nota y en muchas otras no.
Hay peticiones de chamba y de apoyos para determinados grupos que no pueden denominarse acciones informativas, aunque los que pidan trabajo sean, o pasen, por periodistas.
Poco a poco los asistentes se convierten en protagonistas que usan el micrófono para desahogar una agenda personal.
Acaso llegó el momento de establecer protocolos y conservar, intentar hacerlo, los encuentros diarios con la prensa real como un ejercicio de Derecho a la Información.

** Últimas palabras
Como la aprobación de una nueva reforma educativa va para largo, el Instituto Nacional de Evaluación Educativa, que ya está condenando, sigue por ahí dando de qué hablar.
Su consejera presidenta, Teresa Bracho, aprovecha la oportunidad para dejar constancia del trabajo desempeñado que no gustó a la Cuarta Transformación, para la que es una institución incómoda.
Ha dicho que se puede demostrar que la evaluación mejoró la calidad de la educación.
El gobierno prefirió escuchar la voz de la CNTE y no de la mayoría de los profesores que están a favor de capacitarse y que su carrera no dependa de los caprichos políticos de sus líderes.
Bracho reveló algo que ni la CNTE ni el gobierno tocan: Los embates en contra del INEE se centran en la evaluación a los maestros, que es la única que el instituto no hace, asegura.

** Lucha sin ocurrencias
La mala calidad del aire no puede resolverse con ocurrencias, dijo Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la CDMX.
María Elena Álvarez, directora de Conacyt, advirtió que pondrá al Consejo al servicio de la apropiación social de la ciencia, para llevar el conocimiento científico a la población mayoritaria y rescatar los saberes tradicionales.
Sheimbaun dijo que un grupo de científicos nacionales y extranjeros, comandados por Mario Molina, premio Nobel de Química, combatirán la contaminación en la ciudad.
El Conacyt ha estado desde el principio del sexenio sumido en una secuencia de controversia, mientras los grandes problemas del país, como la contaminación, aguardan su turno para que los científicos se concentren en ellos.

SACAPUNTAS (EL HERALDO DE MÉXICO)

** Queda bien con todos
Salomónica decisión tomó el presidente López Obrador para la Guardia Nacional. La encabezará el General de brigada Luis Rodríguez Bucio, pero habrá una coordinación operativa en la que estarán, entre otros, el contralmirante retirado Gabriel García, de la Marina, y Patricia Rosalinda Trujillo, de la Policía Federal. Así, apapacha a la Sedena, la Marina y la PF.

** Por más inversiones
Este viernes, desde Mérida, el primer mandatario buscará escalar otro peldaño en su búsqueda de llevar desarrollo al sur del país y a los países de Centroamérica. Durante una gira por la península de Yucatán hablará con empresarios norteamericanos de las bondades de invertir y así frenar la migración que busca llegar a EU.

** Se quedó como el chinito…
A Edmundo Sánchez, propuesto primero como aspirante a la CRE y posteriormente como consejero de Pemex, no le alcanzó con la disculpa ofrecida a Senadores por llamarlos «burros». Aunque envió una carta intentando enmendar su falta, rechazaron su nombramiento y se quedó viendo cómo los otros dos aspirantes sí rindieron protesta ante el Pleno.

** El negrito en el arroz
Tal como lo anunciamos, la Reforma Laboral se aprobó por mayoría en San Lázaro. La Comisión del Trabajo, que preside Manuel Baldenebro, logró sacarla antes que la Reforma Educativa. El negrito en el arroz fueron algunos diputados, incluso de Morena, y sindicalistas como Isaías González, de la CROC, que en principio dieron el sí y luego salieron con que siempre no.

** Las largas de la CNTE
Ayer, nuevamente, hubo reunión en la SEP para intentar convencer a la Coordinadora de las bondades de la Reforma Educativa. Mientras los presuntos docentes anunciaban que consultarán con sus bases acuerdos que nunca saben explicar, a las afueras de San Lázaro comenzaban a llegar sus huestes, convirtiéndose esto en un cuento de nunca acabar.

RAYMUNDO RIVA PALACIO / ESTRICTAMENTE PERSONAL (EL FINANCIERO)

Los secretos del general brigadier
El general brigadier Luis Rodríguez Bucio, contemporáneo del general secretario de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval, recibió dos noticias de su viejo amigo. La mala es que no llegaría a general divisionario, y su carrera militar acabaría después de 45 años en las Fuerzas Armadas, al iniciar su proceso de retiro. La buena es que se haría cargo de la comandancia suprema de la Guardia Nacional, el proyecto del presidente Andrés Manuel López Obrador de una nueva policía civil nacional, con la que espera vencer la inseguridad y derrotar a la delincuencia, así como ser la fundación del principio del fin del Ejército, siguiendo el modelo latinoamericano de Costa Rica. El Presidente nombró al recomendado del general Sandoval, que ha establecido una relación de profunda cercanía profesional con López Obrador, y ungió a un hombre educado en la Escuela de Las Américas, de nefasta memoria.

El general brigadier Rodríguez Bucio tenía siete años de haber ingresado al Ejército cuando en 1980, el entonces teniente del 2o Batallón de Infantería del Cuerpo de Guardias Presidenciales, parte del extinto Estado Mayor Presidencial, que era el responsable directo de la seguridad del presidente, de Los Pinos y de todas las instalaciones estratégicas que rodeaban la vieja residencia oficial, fue despachado a Panamá. Fue a capacitarse a Fort Gullick, donde originalmente había estado el muy desconocido 8vo. Grupo de Fuerzas Especiales de Estados Unidos, que realizaba intervenciones en América Latina, y que albergó y entrenó a la unidad militar boliviana que cazó y mató a Ernesto Che Guevara, en 1967.

Cuando llegó a Fort Gullick el teniente Rodríguez Bucio, ese grupo de Fuerzas Especiales ya había sido desactivado, y sus instalaciones -hoy convertidas en un Hotel Meliá-, albergaban al 3er. Batallón Aerotransportado del 7º Grupo de Fuerzas Especiales, y a la Escuela de Las Américas, por donde pasaron 11 dictadores de América Latina, entre los que figuraron Jorge Rafael Videla, el jefe de la junta militar que desapareció a 35 mil argentinos, el guatemalteco Efraín Gómez Montt, clasificado como «genocida» por una comisión de la ONU, y el panameño Manuel Antonio Noriega, que trabajaba con el Cártel de Medellín y la CIA, así como Manuel Contreras, el jefe de Inteligencia de los primeros años del régimen de Augusto Pinochet, el jefe de los escuadrones de la muerte salvadoreños, Roberto D»Aubuisson, y Vladimiro Montesinos, el asesor criminal del presidente peruano Alberto Fujimori. Esa escuela estaba especializada en operaciones de contrainteligencia y técnicas de tortura.

Su paso por la Escuela de Las Américas no se encuentra mencionado en el currículum del general brigadier, que difundió la Presidencia, pero no es la única omisión. Hay lagunas en su carrera militar, admitidas como momentos no relevantes, pero sí hay otros puntos en su hoja de servicios difundida, que tiene imprecisiones o, definitivamente, ocultamientos. Una imprecisión es donde la Presidencia señala que fue director del área de Operaciones Especiales de la Policía Federal de 1990 a 2000, aunque este cuerpo no existió hasta 2009. En realidad, como dice la hoja de servicios sin precisar fechas, de 1994 a 1999 coordinó los grupos interinstitucionales del Cisen. Sin embargo, la Presidencia dice que el cargo era en el ámbito de la seguridad pública, cuando en realidad era de seguridad nacional.

Rodríguez Bucio se especializó en grupos armados -legado de sus enseñanzas en Fort Gullick-, y narcotráfico. Antes de llegar al Cisen fue subjefe del Estado Mayor de la Fuerza de Tarea Marte, que combatía el narcotráfico y erradicaba plantíos de enervantes en el Triángulo Dorado -donde se juntan Sinaloa, Durango y Chihuahua-, cuyos detalles se mantienen secretos porque la Secretaría de la Defensa se ha negado a darlos a conocer pese a la instrucción del INAI de que entregue información sobre la estrategia de combate al narcotráfico en esa zona desde 1967.

Ese mismo tipo de tareas realizó en la 4a. Región Militar, con sede en Monterrey, de 2001 a 2013, donde estaba a cargo de operaciones contra el narcotráfico en Nuevo León, Tamaulipas y San Luis Potosí. En esos años rompió el Cártel del Golfo y Los Zetas, que se extendieron hacia el sur de Tamaulipas y San Luis Potosí, y los hermanos Beltrán Leyva, primero como parte del Cártel del Pacífico y luego como una organización independiente, controlaban Monterrey. Años después, en esa región militar también estuvo comisionado el actual secretario de la Defensa, el general Sandoval.

Durante ese periodo, como sucedió antes con el Cisen, el general brigadier tuvo otras tareas no aclaradas en el currículum de la Presidencia. De agosto de 2003 a septiembre de 2004 fue comandante del 2º Batallón de Fuerzas Especiales al mando de las operaciones contra el narcotráfico en el Triángulo Dorado, y en 2006, fue trasladado al Estado Mayor de la Defensa Nacional como jefe fundador del Grupo de Análisis e Información de Narcotráfico, que sustituyó al Centro de Inteligencia Antinarcóticos, al desaparecerlo por la infiltración del narcotráfico. Ahí remplazó al entonces coronel Roberto Aguilera Olivera, de quien era subalterno, y que solicitó su retiro tras una investigación interna -nunca judicializada- donde presumían vínculos con el Cártel del Pacífico, luego de que una serie de fugas de información impidió la captura de Joaquín El Chapo Guzmán, en la Sierra de Durango. Aguilera Olivera fue enviado como agravado (sic) militar a Argentina y Rodríguez Bucio salió de ese organismo en medio de una sorda controversia hacia la entonces República Federal Alemana como agregado militar.

Rodríguez Bucio tenía una carrera que lo llevaba al cargo de secretario, que su amigo el general Sandoval cortó. Pero le entregó al presidente López Obrador un militar experimentado, con mando de tropa, y entrenado para cualquier eventualidad, como los fantasmas y puntos negros en su hoja de servicios lo demuestran.

FRANCISCO GARFIAS / ARSENAL (EXCÉLSIOR)

El engaño maestro
El «mando civil» en la Guardia Nacional fue un engaño a la ciudadanía. Lo vemos con claridad. Ni el recién nombrado comandante en jefe, Luis Rodríguez Bucio, ni nadie de los 30 mil policías militares y navales que se van a incorporar, están obligados a pedir licencia de las Fuerzas Armadas.

Sus mandos superiores estarán en la Sedena y en Marina. Van «comisionados» a la Guardia Nacional, para usar el término de Alfonso Durazo, quien, aunque no lo crea, insiste que este cuerpo «es civil por donde se le vea».

El requisito de separarse temporalmente del Ejército y la Marina existía. Venía en el dictamen que la Jucopo presentó a las 8 de la mañana del 21 de febrero.

Concretamente en el 4º Transitorio, Fracción Segunda, Numeral 7, que suscribieron los coordinadores parlamentarios en el Senado. Fue distribuido generosamente entre reporteros y activistas que ese día se concentraron por allí.

Pero resulta que no le gustó a las Fuerzas Armadas ni a Presidencia de la República. Ese mediodía se cambió el dictamen en los momentos en que organizaciones de la sociedad civil como Seguridad sin Guerra festejaban el «mando civil» logrado en el «parlamento abierto».

Espejismo en el desierto. El documento que los coordinadores enviaron al pleno del Senado para su discusión y aprobación, llegó modificado precisamente en su artículo Cuarto Transitorio.

Había desaparecido el punto que obligaba a los militares a pedir licencia de las Fuerzas Armadas. En su lugar decía que los requisitos para pertenecer a la Guardia Nacional los determinarán «las leyes aplicables».

El segundo documento trae también las firmas de todos los integrantes de la Junta de Coordinación Política: Monreal, Kuri, Ruiz Massieu, Dante, Mancera.

Pero casi nadie se dio cuenta del cambio. Fue hasta el sábado siguiente que el colectivo Seguridad sin Guerra se enteró de la modificación. Por esas fechas, AMLO dijo que sería un militar en activo y lo cumplió.

Con otra: apenas, ayer, llegó al Senado la iniciativa de Ley Orgánica de la Guardia Nacional.

La entregó Alfonso Durazo, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, junto con otras tres leyes secundarias. Hay un debate interno en el Senado sobre si AMLO debió haber promulgado un decreto con los nombramientos. No son pocos los que opinan que no debió anunciarlo en la mañanera.

El sentir generalizado en las ONGs y la academia es que el presidente López Obrador apostó por la misma estrategia de Felipe Calderón: la militarización de la Seguridad Pública.

No sólo eso. Desnaturalizó el pacto que se alcanzó en el Senado con la oposición. Parece que poco le importa el Congreso. Él quería su mando militar. Ya lo tiene.

La bronca es que deja desarmados a los coordinadores parlamentarios de Morena: Ricardo Monreal, en el Senado, y Mario Delgado, en San Lázaro. No respeta lo que ellos pactan.

Lo vamos a llamar el virus Trump». Es particularmente contagioso entre populistas. El principal síntoma es la fobia a la prensa. Lo vemos a nivel nacional con las descalificaciones permanentes a medios y periodistas.

Se han detectado casos en los estados. En Baja California, por ejemplo. El desprecio que el candidato a gobernador de Morena, Jaime Bonilla, tiene por los periodistas, llevó a una colega, Sonia de Anda, a escribirle una carta.

Trascribo una pequeña parte en la que le recuerda al candidato que ha dicho que los periodistas no saben hacerle preguntas, porque, según sus palabras, «hay mucho noviciado y creen que por tener una grabadora ya son reporteros.»

«Yo le digo que eso no es por falta de capacidad, o novatez, sino porque para sacarle una postura, hay que corretearlo como si fuéramos policías tras delincuente, esquivando guaruras, lo cual desconcentra y obliga a plantearle cuestionamientos como ráfagas de metralleta».

¿Cómo la ve?

PASCAL BELTRÁN DEL RÍO / BITÁCORA DEL DIRECTOR (EXCÉLSIOR)

Éxito para la Guardia Nacional
He argumentado aquí que la participación de militares en tareas de seguridad pública debería ser una solución temporal para enfrentar la grave crisis de inseguridad por la que atraviesa el país.

También, que no me gustó cómo el hoy Presidente de la República contradijo su discurso de campaña de regresar gradualmente a soldados y marinos a sus cuarteles.

Uno de los mandatos que recibió Andrés Manuel López Obrador al ser elegido fue reducir los índices de inseguridad. Tenía derecho y obligación de presentar su propio plan para ello.

Creo que lo adecuado hubiera sido retomar lo que los gobiernos anteriores habían comenzado, con la participación de la sociedad civil, y no pudieron llevar a término: la construcción de cuerpos policiacos civiles, bien entrenados y sujetos a controles de confianza. En tanto eso ocurría, no había de otra: los militares tendrían que seguir en las calles.

Ese plan nunca se realizó por falta de colaboración de los gobiernos estatales. Recibieron con gusto el dinero federal para organizar nuevos cuerpos policiacos, pero incumplieron su parte del trato, por negligencia o incapacidad. Además, porque es mucho más fácil tener a los militares en las calles, pues el Ejército y la Armada gozan de prestigio social. Además, los políticos nunca tienen paciencia para hacer las cosas bien pues siempre están pensando en la siguiente elección y el siguiente escalón de su carrera.

El actual gobierno ha profundizado ese error, al elevar a nivel constitucional la participación de soldados y marinos en tareas de seguridad pública.

Se le podrá llamar de otra forma -Guardia Nacional- y los militares involucrados podrán separarse de sus funciones castrenses, pero eso no quita que la mayor parte de los miembros de la nueva institución procede de las Fuerzas Armadas, incluyendo a sus mandos. La estrategia es la misma.

Dicho eso, yo doy el beneficio de la duda a la Guardia Nacional. Su conformación es un hecho. La reforma constitucional que le da sustento ha sido aprobada (aunque el espíritu con que se logró que la oposición en las Cámaras apoyara los cambios era algo distinto a lo que se puso en marcha).

Apoyo a la Guardia Nacional en su arranque porque representa nuestra única oportunidad como país para lograr la paz en las calles, al menos en lo que toca al uso legítimo de la fuerza del Estado. La apoyo porque las personas a las que se colocó al frente del nuevo cuerpo de seguridad -comenzando por su comandante, el general Luis Rodríguez Bucio- son conocedoras de la materia.

La apoyo, porque tengo confianza en las Fuerzas Armadas. Lo he escrito muchas veces: el Ejército y la Marina son las mejores instituciones del país, probadas muchas veces en su compromiso con la sociedad. Le deseo éxito, porque si fracasara en su tarea de pacificar al país, ¡ay de nosotros!

Una cosa es vigilar que la Guardia Nacional haga bien su trabajo, con apego a las leyes y los derechos humanos -cosa que haré permanentemente en mi condición de periodista- y otra muy distinta es apostar por su fracaso. Esto último es sinónimo de desear que triunfen los criminales que tanto daño nos han hecho.

Al final del sexenio habrá un juicio ineludible sobre la estrategia de López Obrador. Los números dirán si tuvo razón o no. Suyo y de nadie más será el éxito o el fracaso de la Guardia Nacional. Por el bien de todos, ojalá sea lo primero.

Esta Bitácora volverá a publicarse el lunes 22 de abril.

JAVIER SOLÓRZANO ZINSER / QUEBRADERO (LA RAZÓN)

Migrantes, lo que nos toca
La migración centroamericana podrá disminuir o incrementarse, pero ni por asomo va a desaparecer. La tendencia no puede cambiar debido a que las condiciones económicas, políticas y sociales al sur de México difícilmente serán diferentes en el corto y mediano plazos.

La vida en Honduras, Guatemala y El Salvador, sin pasar por alto Nicaragua, está cerca de lo imposible. La cotidianeidad los tiene entre la espada y la pared, están desde hace mucho tiempo bajo una crisis que se va haciendo eterna.

La migración no es ni un capricho ni una aventura. Termina siendo, en la gran mayoría de los casos, una necesidad y una forma de huir de lo que se vive; es una especie de sobrevivencia y una esperanza.

No es común que la gente quiera dejar a sus familiares, su entorno y sobre todo sus orígenes. Muchos padres de familia, contra su voluntad, exigen y obligan a sus hijos a que migren, antes de que las bandas y pandillas los coopten bajo amenazas en las que incluyen a sus propias familias. La situación deja a muchos jóvenes entre migrar o delinquir, particularmente en El Salvador y en Honduras.

La descomposición familiar es una de las manifestaciones más dramáticas, dolorosas y tristes de la migración obligada. Junto con ello, coloca a los países con pérdida de su juventud, a la cual se le ha invertido en salud y educación con el propósito de que sean esos jóvenes, en su edad adulta, quienes construyan su nación; se les va al norte el futuro.

Esto no va a cambiar mientras no cambien las condiciones de vida en la zona. Hay muchos círculos perversos. Hay quienes se están viendo altamente beneficiados bajo el actual estado de las cosas.

La delincuencia organizada y los «polleros», que se han convertido en parte de ella, son quienes más se aprovechan de las urgencias de los migrantes. En los últimos meses, en medio de la proliferación de caravanas, se han integrado a ellas como si fueran migrantes, se han aprovechado de la situación manipulando las marchas y también abusando de las mujeres y en otros casos secuestrándolas, hay una buena cantidad de testimonios y denuncias sobre ello.

No hay salidas y la migración de alguna u otra manera va a continuar. México ha jugado un papel desigual. Hoy ya somos un país, que si bien en menor medida ha dejado de expulsar a su gente, es un paso y empieza a ser también destino.

Las responsabilidades están empezando a ser otras. Lo más importante de lo que ha pasado estos últimos meses es que la migración ha empezado a ordenarse en el país. Cuenta que al mismo tiempo las autoridades han organizado nuevas políticas en la materia, y que la migración mexicana ha disminuido de manera notable.

Sin duda todavía hay muchos problemas internos, sobre todo, el tratar de apurar al máximo el proceso, por decirlo de alguna manera, de reeducación y formación de las autoridades migratorias.

El otro eje a atender es la impunidad con la que actúa la delincuencia organizada. Este tema es prioritario porque tiene a los migrantes entre la vida y la muerte en nuestro propio país.

Las cosas se van a agudizar aún más debido a que estamos recibiendo una migración africana que puede crecer. Todo indica que en el caso de los haitianos se ha llegado a una especie de punto muerto.

A nuestros problemas tenemos que sumar lo que bien podríamos considerar nuestro reto mayor, hablamos de Donald Trump. El presidente, de EU con reelección o sin ella, lo que quiere es colocar en el centro a México, los migrantes y el obsesivo muro.

La migración no va a parar. La clave es cómo enfrentar a Trump y, sobre todo, atenderla bajo el reconocimiento de los derechos, obligaciones y convicciones de un derecho universal.

** Resquicios. Estamos tan acostumbrados a las malas noticias que las buenas no las vemos. Ahí le va una que está por confirmarse en diputados: la prohibición del matrimonio a menores de edad. Va a estar difícil su instrumentación en todo el país, pero lo bueno es que virtualmente es un gran hecho.

SERGIO SARMIENTO / JAQUE MATE (REFORMA)

Guardia militarizada
Las ocho sillas en el escenario de Palacio Nacional donde el Presidente ofrece sus mañaneras fueron ocupadas por cinco hombres y una mujer en uniforme, así como dos civiles. El secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, presentó al general de brigada Luis Rodríguez Bucio como comandante de la nueva Guardia Nacional. Otros tres uniformados habrán de integrar la Coordinación Operativa Institucional del nuevo cuerpo de policía.

Rodríguez Bucio está en proceso de retiro del Ejército. El contralmirante Gabriel García Chávez, quien representará a la Marina en la Coordinación, está ya en retiro y el general Xicoténcatl de Azolohua Núñez Márquez, quien participa por la Defensa, está en proceso de retiro también. Sin embargo los militares no dejan de serlo por pasar a retiro. La doctora Patricia Rosalinda Trujillo Mariel, también en uniforme, no es militar sino comisaria general de la Policía Federal. Llama la atención que dijo tener ¡12 doctorados! No sé cómo sea posible, pero ese es otro tema.

No encuentro ninguna objeción en los resúmenes biográficos del comandante o los integrantes de la Coordinación. Parecen bien preparados para los cargos que ocuparán. Esto no evitará, sin embargo, el debate sobre la militarización de la Guardia Nacional.

Es paradójico que la izquierda, que tradicionalmente ha cuestionado el uso del Ejército como policía y se ha quejado de los abusos de los militares a los derechos humanos, hoy esté militarizando la institución que asumirá el papel más importante de seguridad interior. No ha pasado mucho tiempo desde que los activistas insistían que la Sedena abriera las puertas de los cuarteles para determinar si en sus supuestas mazmorras estaban confinados los normalistas de Ayotzinapa. El caso de Tlatlaya, apenas en 2014, se convirtió en bandera para la exigencia del retiro del Ejército de las funciones de policía.

El gobierno de Enrique Peña Nieto hizo un enorme esfuerzo para impulsar una Ley de Seguridad Interior que permitía el uso de las Fuerzas Armadas en asuntos de seguridad interior y que finalmente fue invalidada por la Suprema Corte. Morena y algunos activistas fueron los principales opositores a esta ley. Ya como Presidente, sin embargo, López Obrador ha llegado a la misma conclusión que sus dos predecesores inmediatos, Peña Nieto y Felipe Calderón: la militarización es, de momento, inevitable.

No hay razones para pensar que las Fuerzas Armadas cometen más violaciones a los derechos humanos que las policías. Sí están, sin embargo, más organizadas para actuar de manera eficiente. La nueva Guardia Nacional tendrá, por supuesto, que desarrollar protocolos de actuación en derechos humanos. Si bien la historia nacional nos obliga al escepticismo, no hay nada que obligue a que una fuerza policial, formada por militares o por civiles, viole las garantías individuales.

A final de cuentas la Guardia Nacional tendrá que ser juzgada por el cumplimiento del propósito de disminuir la delincuencia y la violencia. No hay indicios de ello hasta ahora. El número de homicidios dolosos en febrero de 2019 fue de 2,374, 15 por ciento más que en febrero de 2018, pero el gobierno de López Obrador lleva solo cuatro meses y la Guardia Nacional, su gran apuesta en esta materia, todavía no entra en funciones. A todos nos conviene que sea un éxito, sin importar qué tan militarizada pueda estar. Le deseo lo mejor.

** VISIONES DISTINTAS

El titular de la CRE, Guillermo García Alcocer, afirmó que hay escasez de gas, «estamos cerca de una alerta crítica», y advirtió que la falta de líneas entre Chiapas y Yucatán puede desconectar la península. López Obrador, en cambio, dice que se está estudiando si los apagones en Yucatán han sido producto de sabotajes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here